Hábitos: interés y consumo de Arte en España en 2011

Según una encuesta realizada por Artelista a 2.843 de los usuarios registrados en su web durante el primer semestre de 2011 en España, el perfil general del usuario de este país (siempre teniendo en cuenta que esta muestreo está sesgado por representar sólo el perfil de persona interesada en los servicios que ofrece esta página web) que compra y disfruta del arte es el de un hombre entre 35 y 54 años con formación universitaria que vive en un entorno urbano. Además, según el estudio, sus principales aficiones son, después de la visita a exposiciones, la lectura, navegar por Internet, ir al teatro, al cine y asistir a conciertos.

En cuanto a sus hábitos de consumo resulta interesante conocer que, a pesar de la adversa coyuntura económica actual, el perfil de consumidor de arte en España es bastante activo. Visita de media tres exposiciones anuales, compra recuerdos en las tiendas de los museos y adquiere al menos una obra anual por debajo de los 1.500 euros.

El estudio también deduce que las principales motivaciones para comprar arte son la decoración 65 %, el coleccionismo 47,5 %, regalos 25% y la inversión 23,5%.

Desde Artelista, además, se afirma que la procedencia de las adquisiciones es variada, aunque la más popular es la compra directa al artista (63,5%), seguida de establecimientos no dedicados exclusivamente al arte como grandes superficies o tiendas de decoración (38%) y galerías (29,5%).

El estudio también tomó en cuenta la nueva vía de adquisición de arte que se ha implantado en el mercado, la del e-commerce o la compra de arte on-line, que sin duda es una importante variable a tener en cuenta ya que un 8% de sus usuarios afirma utilizar esta vía para adquirir obra. Además los usuarios de Artelista valoraron una serie de servicios que han de ser garantizados a la hora de comprar una obra, que señalaban como clave la variedad de oferta, de métodos de pago, y de que la obra sea recibida en perfectas condiciones y en un plazo no superior a 4 días.

En plena crisis toda propuesta creativa es una posible fuente de interés por parte de un público cada vez más formado y predispuesto pero con menos recursos económicos, por lo que los nuevos formatos y plataformas digitales de información son sin duda una valiosa balsa que mantiene a flote el Arte Contemporáneo.

//

Anuncios