Los filósofos han sido excluidos del museo (MNCARS).

En unos días donde la Filosofía parece estar sentenciada a muerte resulta que tampoco le dan la posibilidad de llevar ni una vela en su propio entierro.

Si digo esto es porque no llego a comprender por qué en contadas convocatorias públicas para trabajar en museos y centros de arte contemporáneo no se contempla a los licenciados en filosofía como candidatos.

Un ejemplo de ello son las becas de Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. En ninguno de sus epígrafes se menciona como válidos dichos estudios, ni siquiera en la Beca de Investigación o en los Departamentos de Exposiciones y Actividades Públicas.

En pasadas convocatorias de estas becas el MNCARS sí aceptó mi licenciatura en filosofía (por ejemplo el año pasado, puedes verlo aquí) para la Beca de Coordinación-Formación en el Departamento de Exposiciones, donde los requisitos decían: <<Estar en posesión de una titulación académica oficial de Licenciatura en Historia del Arte o bien en Humanidades con especialización de posgrado en ámbitos de la Historia del Arte>>.

Sin embargo este año he sido excluida de la lista de admitidos al postular como candidata a obtener una beca de Coordinación-Formación en el Departamento de Actividades Públicas por presentar una “titulación de licenciatura distinta a la exigida”, cuando en los requisitos específicos se pedía: <<Estar en posesión de una titulación académica oficial de Licenciatura o Grado en Historia del Arte, Bellas Artes, Humanidades o Comunicación Audiovisual>>.

Ambos años la licenciatura presentada ha sido la misma, cuando no aparecía contemplada específicamente en las bases, siendo un año aceptada como válida y otro como inválida.

Más allá de esta confusa vara de medir aplicada por el comité de selección del MNCARS, lo que me desconcierta profundamente es la exclusión de la Filosofía como legítima. No encuentro sentido alguno en que en un centro de arte contemporáneo “olvide” o excluya de entre sus futuribles becarios a aquéllos con formación filosófica; y todo esto, sencillamente, porque aunque del arte contemporáneo se puedan decir pocas cosas con total certeza al menos una de ellas es que es algo eminentemente filosófico.

Arte Contemporáneo y Filosofía son dos cosas que no pueden ir separadas. Creo que esto puede entenderse muy bien a través de las palabras de Martí Manen que podemos leer en una reciente entrevista realizada por Latamuda: Ya no importa qué es arte y, al mismo tiempo, tenemos la suerte de que la pregunta siempre está allí, como las preguntas importantes. ¿Qué es la vida? ¿Qué es el amor? ¿Qué es la muerte? Tener el arte en esta categoría de preguntas es un privilegio.” “Entiendo el arte como esa posibilidad de salir de las formas cerradas, ese tiempo y lugar donde empezar a definir preguntas. Preguntas que tanto pueden ser realizadas desde un punto de vista conceptual como emocional, desde el pensamiento o desde lo físico.”

Precisamente la filosofía exige inquirir, trabajar con los conceptos y crear posibilidades discursivas; y el arte contemporáneo, de nuevo recurriendo a las palabras de Manen, “pide de un grado de participación conceptual más alto” respecto a épocas anteriores, de ahí todos sus triunfos y miserias. Por todas estas cosas, y alguna más, no creo que se pueda dar la posibilidad de producción artística sin tener en cuenta a la filosofía y, por ende, tampoco llevar a cabo trabajos de crítica o comisariado.

No son pocos los ejemplos de reconocidos comisarios, críticos o investigadores que trabajan con un importante, si no crucial, bagaje filosófico[1]. No son pocos los nombres de filósofos que firman los libros que pueden encontrarse en la biblioteca o la librería del propio MNCARS. Entonces, ¿por qué no se tienen en cuenta este tipo de perfiles a la hora de contratar becarios?

¿Está más legitimado un licenciado en Historia del Arte o Humanidades, por ejemplo, que un licenciado en Filosofía especializado en Estética del Arte Contemporáneo para desarrollar una de estas becas? El museo parece decir que sí, yo decididamente creo que no –no sólo por las razones expuestas sino porque la Filosofía es a la Historia del Arte como el Periodismo[2] a la Historia. Las Historias hacen excelentes y rigurosos análisis con la valiosa perspectiva del tiempo pero para hablar del presente, del hoy, hay que recurrir a otras disciplinas. Y para responder las cuestiones que plantea el arte actual acudimos a la reflexión filosófica (aunque sin perder de vista a la Historia, claro)-.

No creo que sea adecuado establecer límites rígidos en cuanto a la naturaleza de los estudios de grado o licenciatura de los aspirantes, ya que la especialización se hace tras cursar éstos; habría que valorar fundamentalmente las distinciones, experiencias profesionales y trayectorias tomadas de manera paralela o posterior a los años de carrera.

A pesar de todo este escrito, más que responder a un asunto personal, trata de ser una llamada de atención sobre el tratamiento que se le da la Filosofía por parte del MNCARS dentro de las convocatorias públicas de trabajo/formación, donde se le invalida y se le toma como a una intrusa en un lugar que le es suyo y como ajena dentro su propia actividad.

Me gustaría que estas reflexiones llegaran hasta la Comisión de Estudio y Valoración de las becas de investigación, coordinación-formación y formación en materias y actividades de la competencia del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía para que en próximas convocatorias valoren incluir a los licenciados en Filosofía (con especialidad, si se precisa). En caso contrario, de seguir considerándose que el lugar de la Filosofía está fuera del museo, desearía conocer las razones que alegan para que esto sea así.

No se puede pretender que en un museo de Arte Contemporáneo la Filosofía sea algo prescindible porque, sencillamente, de ese modo tanto continente como contenido pierden todo su sentido.

Ryoko Suzuki, Bind, 2011.

Ryoko Suzuki, Bind, 2011.

[1] El mismo Manuel Borja-Villel, director del MNCARS, aunque es licenciado en Historia del Arte completó sus estudios con un máster en Filosofía (1982, Yale University) y es Doctor en Filosofía (1989, City University of New York).

[2] “El Periodismo relata la actualidad y la Historia el pasado, pero todo pasado fue actualidad [… ] En la Historia son hechos que ya están de alguna manera cerrados, mientras que el Periodismo es el día a día”. Entrevista a Pablo Pérez (Universidad de Valladolid) por la UNAV [en línea]: <http://www.unav.es/fcom/fcompass/noticias/%E2%80%9Cel-periodismo-relata-la-actualidad-y-la-historia-el-pasado-pero-todo-pasado-fue-actualidad%E2%80%9D/&gt;

Anuncios

Una respuesta a “Los filósofos han sido excluidos del museo (MNCARS).

  1. Pingback: ¿Qué es la muerte?/¿Qué es el arte?: Fact-Check de Manuel Saiz y lo místico en Wittgenstein. | Kippel·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s