LAS CEREZAS NUNCA FUERON ROJAS: “Fields” de Ana Montiel en la Sala Amós Salvador.

No me enorgullezco demasiado de mis logros como poeta. En mi época han vivido escritores creativos excelentes, los ha habido aun más brillantes antes de mí, y siempre los habrá después de mi tiempo. Pero de ser yo el único en mi siglo que conoce la verdad acerca de la teoría de los colores… ¡Eso es de lo que estoy orgulloso y lo que me da un sentimiento de superioridad sobre muchos.

Goethe, Teoría de los colores[1].

.

Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832) publicó en 1810 la obra Teoría de los colores donde desarrolló su célebre teoría del color, sentó las bases de la psicología del color que conocemos en la actualidad, destacando la percepción humana como el aspecto olvidado por las teorías newtonianas, recogidas en la obra Óptica, publicada más de cien años antes, en 1704.

Las diferencias entre Goethe y Newton han sido tratadas ampliamente por diversos estudios[2], sin embargo la diferencia específica es que Goethe dio un primordial papel a la percepción del color, al aspecto subjetivo de este, atribuyéndole un valor determinado, una especie de “personalidad” a los colores. Esto, por supuesto, no sólo conlleva un distanciamiento inmediato de los métodos científicos además de romper radicalmente con las teorías ópticas newtonianas de su tiempo, sino también con toda la metodología de la ilustración concerniente al reduccionismo científico. Sin embargo, es ampliamente aceptado que Goethe es el maestro precursor de la psicología del color como tal [3].

En Teoría de los colores, Goethe trata cuestiones difíciles de resolver, como la significación simbólica de los colores. Por ejemplo, cuando afirma “conocer la verdad”, en la cita que encabeza este texto, se refiere de manera específica a lo que él aseguró haber comprendido tras su investigación: la percepción subjetiva del color. Justo esto fue lo criticado por la comunidad científica, además de porque se contraponía a los estudios de Newton.

De acuerdo con sus teorías, lo que vemos de un objeto no depende sólo de la materia que lo constituye, ni tan sólo de la luz tal como la entendió Newton, sino que depende de una tercera variable que es nuestra percepción del objeto. El problema a tener en cuenta aquí es la subjetividad inherente a la percepción individual. Goethe intentó deducir las leyes que rigen la armonía de los colores, atendiendo a sus efectos fisiológicos —es decir, al modo en que los colores nos afectan en tanto que seres vivos, organismos que responden a estímulos—, haciendo hincapié, en general, en el aspecto subjetivo de la visión [4].

“Cuando el ojo ve un color se excita inmediatamente, y ésta es su naturaleza, espontánea y de necesidad, producir otra en la que el color original comprende la escala cromática entera. Un único color excita, mediante una sensación específica, la tendencia a la universalidad. En esto reside la ley fundamental de toda armonía de los colores…”

Goethe, Teoría de los colores, p. 317

La carga subjetiva de los estudios de Goethe hace que, en un sentido estricto, este conjunto teórico no se trate de una ciencia, lo que hizo que muchas de sus afirmaciones fueron desestimadas por la física moderna. Sin embargo, la originalidad de este nuevo enfoque fue valorado por no pocas personalidades de distintas áreas, y en distintos periodos, como el filósofo Arthur Schopenhauer, los físicos Thomas Johann Seebeck y Hermann von Helmholtz, Además de artistas como el inglés J. M. W. Turner y el genial Wassily Kandinsky[5].

Su influencia sigue presente en lo que hoy en día se conoce como psicología del color, así como en las artes, la moda, el diseño, la arquitectura, ya que el color juega un elemento importantísimo para estas materias dado que la percepción humana del color no es un tema agotado. Es más, es un campo en el que investigaciones de todo tipo (científica, artística, filosófica…) todavía tienen mucho trabajo por delante.

En el plano artístico, tenemos la suerte de contar con una excelente muestra en tierras riojanas, dentro del festival Mujeres en el Arte en La Rioja 2018. Se trata de la exposición Fields, de la artista Ana Montiel, que puede visitarse desde el 22 de febrero hasta el 20 de mayo en la Sala Amós Salvador de Logroño, La Rioja.

Fotografía de Rafael Lafuente.

Desde un lenguaje radicalmente contemporáneo, a través de arte digital, la artista riojana explora la percepción humana, sus particularidades y la carga subjetiva que lleva asociada. Para Montiel el acto de observar, a nivel neuronal, siempre implica crear.

La serie Fields se inscribe dentro de un proyecto llamado Hidden Realities (Realidades Ocultas). Un acto de creación puro donde la artista considera que los sentidos, aun siendo los receptores que nos permiten percibir el entorno, “inventan” el conocimiento a partir de parámetros externos. De este modo, deduce, que los colores como tales no existen, puesto que podemos conceptuarlos simplemente como vibraciones energéticas que nuestro cerebro traduce en tonalidades: algo que la artista considera absolutamente mágico y da pie a una extensa reflexión sobre el tema cuya representación pictórica culmina en esta exposición.

Como bien afirma esta artista, lo primero que debe hacerse a la hora de estudiar los orígenes del color y sus causas es constatar un hecho aparentemente contradictorio: el color no existe. No es una propiedad física de los objetos.

Fotografía de Rafael Lafuente.

En contra de lo que generalmente se piensa, las cosas no son de un color determinado. La hierba no es verde, sino que nos parece verde. Una amapola no es roja, nos parece roja. El color es una sensación subjetiva del cerebro y sólo perceptible para aquellos seres vivos con un cerebro suficientemente desarrollado [6].

De este modo, a medio camino entre la psicología del color y la física que explica la percepción del color, las obras de Ana Montiel actúan como testigos tangibles en la búsqueda de lo desconocido y son un nuevo punto de vista sobre el tema de la percepción, cuyo enfoque nada restrictivo tiene por objeto expandir su propia conciencia y la del espectador. Tanto es así, que la propia artista entiende Fields como una apelación a un “abrazo con lo desconocido”, tal y como afirma en el texto titulado Elogio a la no-materia que puede leerse en el catálogo de esta exposición, y que ella misma firma. En él desarrolla de una manera muy interesante y concisa los puntos claves de su corpus artístico.

Entre ellos, una firme defensa de “la incertidumbre” y un desapego hacia la “dictadura de los sentidos”. “¿Por qué será que dotamos de tanta credibilidad a nuestros cinco sentidos cuando la neurociencia nos dice una y otra vez que lo que percibimos son puras conjeturas e impresiones de lo más subjetivas?”, se pregunta. Las cosas que percibimos con nuestros sentidos, como es el color, son puramente creaciones del proceso cognitivo.

Fotografía de Rafael Lafuente.

Puesto que es un proceso aparentemente tan subjetivo, ¿por qué en él tienen tanto peso lo tradicionalmente material, como es lo sensorial, y otros aspectos como los sentimientos o la intuición quedan relegados a planos inferiores? Por ello, la duda abierta, la incertidumbre, y otras posibilidades perceptivas más allá de los sentidos parecen aportar características expresivas que enriquecen y completan lo exclusivamente material.

Por ello Ana Montiel define su trabajo en Fields como “un ejercicio de fé disfrazado de aventura cromática”. Con esta exposición lanza “un homenaje a lo intangible, un respiro personal en la dictadura de este mundo material ilusorio. Una reflexión acerca lo que posiblemente existe aunque yo no me entere. Siento que es como tender la mano a algo o alguien que probablemente nunca llegue a conocer” [7].

Fotografía de Rafael Lafuente.

_____________________

[1] Von Goethe, J. W. (2013) Teoría de los colores. Madrid, Consejo general de la Arquitectura Técnica de España.

[2] https://web.archive.org/web/20070403075656/http://www.physicstoday.org/vol-55/iss-7/p43.html#fig4

[3] https://hipertextual.com/2015/04/teoria-del-color-goethe

[4] http://www.psicologiadelcolor.es/johann-wolfgang-von-goethe-y-la-teoria-del-color/

[5] http://oa.upm.es/42855/1/Taller_color_JVAlonsoFelipe.pdf p. 7

[6] https://personal.us.es/jcortes/Material/Material_archivos/Articulos%20PDF/Color.pdf

[7] https://anamontiel.com/Journal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s