APRENDER ES UN PROCESO CREATIVO: ENTREVISTA A MARINA PASCUAL.

El principio de la sabiduría es el descubrimiento de algo que no entendemos.
Frank Herbert

MarinaMarina Pascual (Pamplona, 1980) es arquitecta, Master en Gestión Cultural y especialista en Educación Artística. Desarrolla proyectos propios como “Peepart Project” o “La Calle es un Museo” y colabora con iniciativas como Margen Danza, Mural Open, Arte en la Tierra, 1 km de Arte o el Certamen de Pintura Parlamento de La Rioja. Además es responsable de Programas para el Desarrollo de la Creatividad del Centro Botín.

El pasado miércoles 7 de marzo Marina Pascual impartió una conferencia en el Centro Fundación Caja-Rioja Bankia (Logroño) bajo el título “Aprender es un proceso creativo”. Para ella el aprendizaje se erige en un proceso creativo desde que nacemos. Desde pequeños vamos tomando de nuestro alrededor aquellos ingredientes necesarios para construir nuestra vida. Al principio esto se hace de manera inconsciente y depende del ambiente del que nos rodea. Después, en la edad adulta, somos dueños de nuestra propia creación y experiencia vital. Pero, ¿cómo podemos utilizar el arte para desarrollar habilidades que lo mejoren?

Marina se propuso el reto de responder a esta pregunta en esta actividad programada dentro del Festival Mujeres en el Arte en La Rioja 2018 y hoy, en Kippel, le entrevistamos para poder compartir con todos vosotros la visión de esta apasionada del arte y la educación.

Hola, Marina. 

Hola Cristina, que gusto poder charlar contigo, ¡aunque sea sin voz! Muchas gracias por este rato. 

Tras conocer el tema y el título de esta actividad lo primero que me vino a la mente fue pensar en el proceso de aprendizaje como un trayecto de asimilación de información, de creación de nuevo conocimiento a través de la experiencia o, incluso, de la memorización. 

Exacto. Eso es aprender.

En este sentido el aprendizaje conlleva de por sí creatividad, puesto que es generador, formador, transformador…

Yo no diría que el aprendizaje conlleva, en sí mismo, creatividad. La creatividad la puedes usar para decidir cómo o qué aprender y, posteriormente, la puedes usar para aplicar ese aprendizaje a la situación que sea. Aprendemos todos los días, es un acto inconsciente, en muchas ocasiones y consciente en otras. Aprendes de las cosas que te pasan o que ves, en definitiva de lo que vives. A veces lo eliges porque decides vivir una experiencia determinada: ir a una conferencia, entrar en una exposición, apuntarte a un curso de algo que te interesa o quedar a tomar un café con alguien que te aporta. Y a veces no lo eliges pero te lo “encuentras” porque ha escuchado en la radio algo que te ha gustado o porque te ha sucedido algo en el patio del colegio con otros padres que te ha hecho aprender “x”. Así va pasando el tiempo y vamos aprendiendo, vamos siendo más sabios, como dice el refrán: “Mas sabe el diablo por viejo, que por diablo”

Con lo cual para aprender, en general, no hace falta ser creativo, basta con vivir.

Pero creo que tu enfoque está más dirigido a la creatividad como herramienta en sí misma, ¿es así? 

Sí. Si bien no hace falta ser creativo para aprender, la creatividad nos ayuda, entre otras cosas, a aprender más y mejor. Creo que ahí está la diferencia.

Si partimos de la idea de que la creatividad es la capacidad del ser humano para generar nuevas ideas o conceptos, o nuevas asociaciones de ideas  y/o conceptos conocidos, para producir soluciones originales y útiles, llegamos a la conclusión de que cuánto más creativo seas más soluciones producirás fruto de esa generación de ideas o asociación de las mismas. Con lo cual la toma de decisiones sobre la elección de un aprendizaje voluntario será más rica y fructífera. Tras esa elección, el aprendizaje tendrá mayor calado porque la capacidad creativa del cerebro hará que las nuevas ideas o conceptos aprendidos  se relacionen con los anteriores, interconectando aprendizajes, para llegar a nuevas conclusiones que se convertirán en nuevos aprendizajes, y así sucesivamente…. No sé si me explico…

¿Cuáles son las principales similitudes y diferencias, si las hay, de la creatividad en Educación y la creatividad en el Arte?

La creatividad es algo transversal, es una capacidad que tenemos todos, no sólo es propiedad de los artistas. Yo creo que la diferencia, en respuesta a tu pregunta, es el marco aplicación. 

En el arte la creatividad está, no se usa, es. Es decir, el arte es creación, es un acto creativo per sé. Es su principal característica. Nadie se plantea si un artista es creativo o no, lo son por definición. 

En educación, y en el resto de ámbitos laborales,  la creatividad se usa para… O así se ve desde fuera. 

Pero realmente, bajo mi punto de vista es lo mismo. Me explico:

La capacidad creativa del cerebro no trabaja en un vacío. Es una capacidad que se pone a funcionar cuando tiene una misión. De ahí que los grandes inventos de la humanidad hayan sido fruto de grandes necesidades.

En educación la creatividad se usa como herramienta para producir una solución a un enunciado  que propone el educador, el grupo, o uno mismo, dentro de un contexto marcado por un currículo que hay que seguir, unos conocimientos que me piden alcanzar, etc…

Y en el ámbito artístico es lo mismo. Los artistas se ponen una misión y aplican su creatividad para llegar a ella. 

La diferencia es que el artista se propone así mismo una meta/temática/misión tan libre y amplia como la vida, sin límites. La misión culmina con la producción de un objeto (partitura, escultura, fotografía, instalación, etc…) que constituye la solución al “problema” planeado. Y en educación, o en cualquier otro ámbito laboral, la misión culmina con una solución aplicable a ese aprendizaje que el profesor quiere que adquiramos. Pero si observas los conceptos y procesos, sin fijarte en el contexto, son los mismos: 

Captura de pantalla 2018-04-15 a las 15.20.11

O así debería ser, a mi juicio. El problema es que en educación todavía se asocia la creatividad a la asignatura de plástica, y este es el error.

Según tu experiencia, ¿cuál es la importancia que se la da a la “creatividad” en la educación formal?, ¿está suficientemente presente en las aulas en la actualidad?

Pues yo creo que ahora mismo ya todos somos conscientes de que la creatividad es necesaria para vivir en el mundo cambiante en el que nos ha tocado desarrollarnos como profesionales, pero sobre todo como personas. La palabra creatividad está en boca de todos, incluso en exceso… Cuando yo empecé en esto, hace 12 años, nadie entendía lo que decíamos. La palabra creatividad era demasiado abstracta. 

Pero todavía queda mucho trabajo por hacer para que la creatividad esté presente en el aula con la importancia que debería. La creatividad es una capacidad innata que se debería potenciar de manera global, transversal al igual que la inteligencia emocional. Son pilares, no son compartimentos que se puedan trabajar por separado como se hace con las asignaturas. Y ese es el problema, la creatividad se sigue asociando a las artes y solo se le pone foco, en la mayoría de los casos, durante la asignatura de plástica. A la que a su vez cada vez, cada vez,  se le concede menos tiempo en el horario semanal. 

Con darles a los niños unas pinturas, unos papeles y dejarles pintar de vez en cuando no estés ayudándoles a desarrollar su creatividad. Se están expresando libremente a través de la plástica, que es importante, pero no están desarrollando el pensamiento creativo. Hay que saber qué quieres conseguir con esas pinturas y esos papeles…No por usar herramientas provenientes de las artes estás trabajando la creatividad. Dales a los niños papeles y diles que pinten sin pinturas, verás que cantidad de soluciones se les ocurren. O mejor, no les des nada, y diles que te hagan un dibujo. Comenzarán a buscar soportes y herramientas para pintar y será una experiencia enriquecedora, seguro. El dibujo final no importa, habrán desarrollado su creatividad porque habrán tenido que crear soluciones nuevas buscando en su cerebro e interconectando aprendizajes anteriores, experimentado, divirtiéndose…Habrán sido dueños de su aprendizaje…Y lo mismo puedes hacer en la hora de educación física, por ejemplo: juguemos al futbol sin balón.  No sé, es un ejemplo que habría que poner en contexto y calibrar muy bien pero, esa es un poco la idea. No hace falta estar en el aula de plástica para trabajar la creatividad. La creatividad es necesaria para todo y en todo momento.

Con lo cual sintetizando, ¿cuál es su importancia? TODA, ¿es suficiente? NO.

¿Qué consejo o recomendación darías a padres, profesores y formadores que han tenido una formación y trayectoria profesional alejada de la creatividad como competencia en el  proceso de aprendizaje?

Lo primero es que sean conscientes de la necesidad de desarrollar esta capacidad en uno mismo y en los niños de los que somos responsables. Su creatividad será su tesoro más preciado. Si somos capaces de producir ideas, en el ámbito que sea, tendremos muchas más opciones de ser felices. Da igual el ámbito en que vivas o trabajes. Una vez que sean conscientes, que busquen ese desarrollo. ¿Cómo? Fomentando el pensamiento divergente.  Es decir,  buscar diferentes maneras de afrontar diversas situaciones antes de actuar. Puede parecer obvio pero muchas veces hacemos las cosas de manera automática, sin pensar en otras vías. Si paramos un momento y hacemos el ejercicio de buscar alternativas seguro que llegamos a soluciones que nunca nos habíamos planteado, y puede que sean mejores. Pero para que se nos ocurran alternativas, ideas nuevas,  tenemos que vivir experiencias que nos hagan interconectar aprendizajes. Y ahí es donde entra el arte. Una obra de arte es el resumen las experiencias vividas por un artista, durante un tiempo, en un contexto determinado. Si visitamos museos, galerías, vemos películas, leemos, escuchamos música, vamos al teatro, o vemos una pieza de danza, disfrutaremos de muchísimos ejemplos, de maneras diferentes de ver o vivir la vida. La reflexión a la que el disfrute del arte nos lleva, nos ayuda a desarrollar la empatía y estimular el pensamiento divergente como nada en el mundo. El arte, para mi, es la mejor herramienta de aprendizaje en este sentido. Por ello, volviendo a tu pregunta, recomiendo a todo el mundo que esté en contacto con el arte, que vayan a Museos, que utilicen todas las estrategias que éstos crean para acercar el público a las obras, o que pregunten directamente hasta que consigan detectar los puntos de anclaje que tienen esas obras con su vida cotidiana, porque los tienen. Los artistas hablan con sus obras del momento actual, que es el mismo que vivimos nosotros. Estamos en el mismo mundo pero la diferencia es que ellos tienen tiempo para reflexionar sobre ello y nosotros no. Es su trabajo, son los filósofos hoy. Usemos sus reflexiones. 

Por lo tanto, si nos sometemos a estos estímulos de manera recurrente, los disfrutamos y aprendemos de ellos y al mismo tiempo, hacemos el ejercicio de pensar alternativas, nuestro cerebro interconectará los aprendizajes nuevos con los anteriores y seguramente produzca nuevas ideas que nos lleven a acometer nuestras tareas de manera diferente. Iremos innovando en nuestra vida y así, poco a poco, iremos adaptándonos a los cambios que nos rodean. 

No digo que el arte sea una varita mágica, pero nos ayuda, sin duda. Ahora, hay que querer que nos penetre, hemos de ir  a estos lugares en actitud permeable. Si no, poco nos aportará.

¿Y qué hay de nuestros museos y otras instituciones culturales? ¿Crees que en La Rioja tenemos programas educativos potentes para acercar la creatividad, Arte Contemporáneo, etc., al público, especialmente el adulto?, ¿funcionan?

Sí y no. Quizá falta homogeneidad pero hay programas muy buenos y cada vez existe más preocupación por que el público se lleve algo a casa más allá de la experiencia estética que conlleva ver una exposición o un espectáculo de danza. Museo Würth, la sala Amos Salvados, o el Parlamento de La Rioja, por nombrar algunos, están haciendo cosas interesantes en este sentido. Pero la verdad es que casi todo lo que es experiencial se programa para niños cuando los adultos disfrutamos de estas cosas, yo diría que más. Porque no nos lo esperamos, porque no estamos acostumbrados y porque jugamos como niños, que normalmente no nos lo permitimos. Todo lo que se hace en este sentido funciona, la gente acaba la experiencia encantada y con ganas de más. Así que hay que seguir por esta línea. Todo equipamiento cultural, sea público o privado, debería tener un departamento pensado para el aprendizaje de los usuarios. Yo creo que es una labor ineludible para todos los que trabajamos en este sector. El acceso a la cultura es un derecho de todos, según la Constitución Española. Acceso no quiere decir abro la puerta y que entre el que quiera. Acceso quiere decir, a mi juicio, extender una alfombra hasta los pies de quien está ahí fuera para que, amablemente, entre y le ayudemos a disfrutar. El disfrute pasa por el entendimiento y con él llega el aprendizaje y con ello la creatividad y…¡vuelta al principio!

Se habla mucho de aprender mediante la creatividad en los nuevos modelos de enseñanza infantil, primaria y secundaria pero, ¿qué hay de la formación en etapas adultas o en entornos académicos? ¿Crees que se tiende a menospreciar los modelos alternativos de aprendizaje en instituciones educativas como la universitaria?

Totalmente. En España estamos obsoletos en ese sentido. Está demostradísimo que aprendemos mucho más mientras hacemos/experimentamos y compartimos, que mientras escuchamos a un profesor contar algo en formato monólogo. Según la pirámide de aprendizaje de Edgar Dale, la diferencia están entre una asimilación de conceptos del  90% en el primer caso frente a un 5% en el segundo. Una vez que sabemos eso, seguir impartiendo clases de manera unidireccional no tiene perdón y va en contra del desarrollo de la creatividad pero también en contra del aprendizaje útil, que es el que interesa. 

Con esto no digo que haya que tachar de negativo el aprendizaje clásico, ni que la universidad esté muerta, sino que, tras las evidencias ya constatadas, hay que mejorar el modelo introduciendo innovaciones que enriquezcan el aprendizaje de los alumnos. Como siempre, buscar el equilibrio. Modelos alternativos no quiere decir convertir la universidad en actividades que sean fuegos artificiales, experiencias vistosas que no dejen huella, que es donde está el debate ahora. No, lo que digo es que ya sabemos que hay otras formas de aprender mejores, para el mundo en que vivimos hoy que las que hemos heredado, que seguro que en su día tenían sentido. Ahora estamos en otro momento y hemos de innovar también en las enseñanzas regladas, si no habremos preparado a profesionales del futuro con metodologías del pasado. ¿Qué sentido tiene eso?

El problema es que los docentes de hoy están educados con esos métodos del pasado, y es muy difícil reciclarse para impartir clases con lo que el presente nos demanda, pensando en las demandas del futuro profesional al que los alumnos se enfrentarán. No tiene fácil solución y sobre todo no puede ser de un día para otro. Por eso existe ese debate. Estamos en un momento de cambio grande y, como en toda evolución hay ruptura y hay quien sabe adaptarse y quién no, quien se atreve a probar y quien va a lo seguro…Yo soy optimista, las cosas van más rápido de lo que parece. Pronto la educación universitaria, en su totalidad, adoptará modelos más innovadores, seguro. Cada vez se investiga más sobre esto y las conclusiones son aplastantes, no va a quedar más remedio. Los niños que hoy van a colegios donde se fomenta la creatividad, se trabaja de manera colaborativa y se aborda la realidad profesional desde la generación de pensamiento, dentro de muy poco serán universitarios y me cuesta mucho creer que para entonces la universidad no se haya puesto al día. Si no lo ha hecho para entonces será la tipología de alumnos la que le fuerce a ello. Igual que les pasa a las empresas que se adaptan a la tipología de clientes que tienen, le va a suceder a la universidad.

¿Cómo podríamos aplicar esas herramientas a nuestra vida diaria?, ¿ser creativo es difícil sin un coaching apropiado o es más sencillo de lo que puede parecernos en un primer momento?

Yo creo que es más sencillo. Para empezar, todos somos creativos desde que nacemos. Creamos todos los días sea cual sea nuestro que hacer, así que, sin querer, ya lo trabajamos. Pero si queremos desarrollarnos más en este campo hay herramientas, igual que hacemos ejercicios para entrenar nuestro cuerpo, como ya hemos comentado antes, existen ejercicios para desarrollar el pensamiento creativo. Casi todas ellas pasan por jugar y buscar nuevas caras de la misma moneda. Jugar es la clave, experimentar, probar….hasta llegar a nuevas soluciones, alternativas, ideas. Hay que jugar, hay que divertirse Yo siempre digo que la curiosidad y el juego son los motores del aprendizaje. Sé curioso, interésate por otras realidades que sean como la tuya, aprende de ellas, fomenta la empatía. Y después juega, experimenta, de manera controlada, en tu día a día, seguro que te sorprendes y llegas a cosas nuevas porque cada vez tienes más conocimientos en tu cerebro que se interconectan. Estos ejercicios entrenarán tu pensamiento creativo y cada vez lo tendrás más activo y listo para ayudarte, sea cual sea la situación a la que te enfrentes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s